Inicio V.Seguridad Artículos de opinión Vigilantes de Seguridad tóxicos

Vigilantes de Seguridad tóxicos

11 minuto leer
0
1
222
Vigilantes tóxicos

Vigilantes tóxicos

En España, la figura del vigilante de seguridad es una de las más importantes en términos de seguridad privada. Sin embargo, en algunos casos, estos vigilantes pueden convertirse en lo que se conoce como «vigilantes tóxicos», es decir, individuos que abusan de su poder y se comportan de manera violenta e intimidatoria hacia los ciudadanos.

En muchos casos, los vigilantes tóxicos actúan fuera de sus límites legales, haciendo uso de la fuerza sin motivo o incluso deteniendo a personas sin tener el derecho legal para hacerlo. Esto no solo representa una violación de los derechos humanos fundamentales, sino que también pone en peligro la seguridad de los ciudadanos y socava la confianza en las fuerzas de seguridad en general.

Uno de los mayores problemas con los vigilantes tóxicos es que a menudo trabajan en empresas de seguridad privada que no están debidamente reguladas o supervisadas. Como resultado, pueden actuar con impunidad, sin temor a enfrentar consecuencias por sus acciones.

Para abordar este problema, es necesario implementar medidas que aseguren que los vigilantes de seguridad sean entrenados y supervisados adecuadamente, y que estén sujetos a un riguroso sistema de responsabilidad y rendición de cuentas. Además, las empresas de seguridad privada deben estar reguladas de manera más estricta, para garantizar que solo contraten a individuos que cumplan con los estándares éticos y profesionales requeridos.

Otro paso importante es mejorar la educación pública sobre los derechos y responsabilidades de los ciudadanos en relación con los vigilantes de seguridad. Muchas personas no saben que tienen el derecho de denunciar cualquier abuso de poder por parte de estos vigilantes, y por lo tanto, no actúan cuando se enfrentan a tales situaciones.

En conclusión, los vigilantes tóxicos son un problema serio en España, y es importante tomar medidas para abordar este problema y proteger los derechos y la seguridad de los ciudadanos. Esto requerirá una mayor regulación y supervisión de las empresas de seguridad privada, así como una mayor educación pública sobre los derechos y responsabilidades de los ciudadanos en relación con los vigilantes de seguridad.

Todos hemos oído hablar de trabajadores tóxicos, pero ¿qué pasa? cuando te toca lidiar con vigilantes tóxicos.

Primero ¿cómo identificar a los vigilantes tóxicos?

  • Ponen en duda las capacidades de sus superiores y principalmente de sus compañeros.
  • Son capaces de generar conflictos a nivel laboral y personal.
  • Pueden ser pesimistas, nada es bueno y siempre hablan sobre lo que podría ir mal.
  • Se quejan constantemente.
  • Manipulan y sabotean a sus compañeros vigilantes y a otros trabajadores.
  • Les gustan mucho los chismes de los compañeros u otros trabajadores y los alientan.
  • No hacen nada para mejorar su trabajo y, si pueden, dejan que los demás lo hagan por ellos.
  • Priorizan la rivalidad al compañerismo.
  • No asumen sus errores.
  • Pueden cambiar de humor constantemente.
  • No hablan sobre su intimidad y lo saben todo de los demás.

EoyZGfiXUAMPIgE

Segundo ¿Cómo afrontar a estos «compañeros» vigilantes tóxicos»?

Todos nosotros, individualmente, podemos cambiar, podemos hacer un esfuerzo por mejorar. Pero no podemos cambiar a los demás. Ante los vigilantes tóxicos solo podemos hacer dos cosas: evitarlos o enfrentarnos a ellos.

Muchos vigilantes prefieren huir de la gente tóxica, pero cuando no te queda más remedio que convivir con vigilantes así, lo mejor es hacerlo de una forma inteligente. Al fin y al cabo, las personas tóxicas siempre encuentran la manera de crear mal ambiente, y arruinarnos el día.

Los vigilantes tóxicos desafían la lógica de las relaciones personales. De hecho son felices molestando a los demás. Obtienen satisfacción creando mal ambiente, tocando la fibra sensible de los demás compañeros. Las personas tóxicas crean innecesariamente complicaciones, conflictos y estrés.

Tercero. No morir en el intento

Los estudios han demostrado que el estrés tiene un impacto irreversible y muy negativo para el cerebro. La exposición puntual al estrés disminuye la eficacia de las neuronas en el hipocampo, una importante área del cerebro responsable del razonamiento y la memoria. Si el estrés dura tiempo termina dañando las conexiones neuronales. Si se prolonga varios meses, el estrés pueden destruir neuronas permanentemente.

Los vigilantes tóxicos provocan en el cerebro de los demás un estado de estrés que requiere de una gestión emocional inteligente para desaparecer.

La clave (de no poder evitarlos) para actuar de manera inteligente ante comportamiento tóxicos es cultivar la capacidad de manejar tus emociones y de mantener la calma bajo presión. De hecho, una de las mayores cualidades de las personas que saben gestionar el estrés es su capacidad de neutralizar a los efectos de las personas tóxicas.

Tu salud es lo primero. Lo primero que debemos hacer es intentar minimizar los efectos negativos del estrés haciendo ejercicio, comiendo sano, practicando relajación y rodeándote de seres queridos.

Si es posible, limita el contacto con las personas tóxicas. Informa a tus superiores sobre comportamientos no adecuados.

153047_5afcea9b252552b784b62c411bacd5c7000068

Tercero: los pasos a seguir

1. No reniegues de ser un poco egoísta. No se puede ser “buena persona” con alguien quiere aprovecharse de ti. Recuerda que antes de nada estás tu.

2. Es lógico alejarte de las personas que solo causan mal. Su personalidad es dañina y buscarán sacar beneficio propio o te harán sentir mal por cualquier cosa.

3. Si no podemos alejarnos físicamente de ellas, trabaja la confianza en ti mismo y la autoestima. La autoconfianza es lo que te dará fortaleza y tranquilidad para tratar a esta clase de personas. Es muy difícil defenderse si no se tiene seguridad en uno mismo.

4. No le sigas el juego. Hay que diferenciar la realidad del dramatismo que quieren simular. Utiliza el sentido común y mantente en tus decisiones y en tus puntos de vista. Decir no ante intentos de manipulación es la mejor estrategia.

5. Evita emociones negativas. Si te conoces bien, reconocerás cuando una emoción es provocada por otra persona y te será más sencillo eliminarla.

6. Aprende habilidades que te permitan mejorar tu comunicación y tu conocimiento de las personas.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Crespo
Cargue Más En Artículos de opinión

Deja una respuesta

Mira además

Servicios Securitas deberá pagar casi 45.000 euros a un trabajador discapacitado por acoso

Servicios Securitas deberá pagar casi 45.000 euros a un trabajador discapacitado por acoso…